Ser una mujer indígena fuera de los estándares establecidos, no me ha librado de vivir episodios de racismo y discriminación, sobre todo en este país donde la pobreza y la desigualdad la encabezamos nosotras, las mujeres indígenas.  Mi apariencia, el color de mis ojos y piel y el hecho de tener un apellido indígena, siempre fueron tema interesante al asumirme como indígena adentro y afuera del círculo familiar.

Comparto un poco de mi vida y mis experiencias siendo una mujer indígena, sobre todo en este año y contexto electoral, en donde hay varias mujeres indígenas participando en el proceso.


0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *